Por todo esto y mucho más: GRACIAS

Buenas noches a todos: Padre Mario, padres, familias, profesores, alumnos, compañeros… Javi.

Nos hemos reunido esta noche para cerrar la etapa más importante de nuestras vidas. Esa que empezamos con tan solo 3 años y acabamos en el día de hoy. Un camino lleno de momentos buenos y dificultades pero que han servido para formarnos y convertirnos en las personas que somos ahora. 

Podríamos comparar nuestro paso por el Colegio con la peregrinación al Camino de Santiago, ¿os acordáis no? A veces el camino era llano o hacia abajo y podías disfrutar del paseo, pero otras te encontrabas delante de una cuesta arriba que costaba mucho y pasábamos momentos muy duros, tan duros como los chistes de Don Carlos en clase de química.

La primera etapa de este camino fue infantil. Esos sí que eran buenos tiempos: todo el día jugando, sin preocupaciones, sin selectividad ni exámenes, Paula y Antonio de novios…    

Aquí nos acompañaron profes como Eva, Isabel, Rosario, Poche, Pilar o Susana. Algunos tuvimos la suerte de estar en rojos y otros… en azules.

Nunca nos olvidaremos de los cambios de bicis, de los babis, del libro viajero o de los cumpleaños celebrados en el patio de infantil. De aquellos disfraces de princesas y superhéroes o hasta Lucía vestida de Fernando Alonso. 
Bueno, y de Belén y Jaime de falleros.
A! y de las famosas filitas con canciones todas las mañanas… hace calor, me tomo un helado, me pongo el bañador… 

Y empezamos la segunda etapa: primaria. También llena de buenos momentos como para las chicas las clases con la seño María José o cuando jugaban a Pichi, y para los chicos los legendarios polis y cacos o todos los retrasos que nos ponía Emilio cuando llegábamos tarde a educación física o cuando Jesús me metió un raquetazo en la boca JAJAJAJ. Bueno y todos los mundialitos y partidos de fútbol, aunque la mayoría de ellos yo no jugaba porque era malísimo, menos mal que ahora ya he mejorado y soy de los mejores de la clase. Cómo se vio en la Grand Final 2019 disputada ayer en ciencias contra letras.

Bueno y te olvidas de la extraescolar de gimnasia rítmica con Arantxa y los partidos de baloncesto que a más de una no se nos daba muy bien qué dijéramos, pero menos mal que teníamos a Lucía que nos ayudó a ganar el partido de baloncesto chicos contra chicas.
Y que risa las clases de aerobic de Alejandra en los patios… ¿Cómo escribimos así o asa?
Y el famoso… ¡VAS A SALIR DISPARADA CON UN COHETE EN EL C—! O…¡La percha de las populares!

Cuando nos cambiamos de colegio llegaron muchos nuevos pero también se fueron otros que nos habían estado acompañando estos años.

Durante primaria pasaron profes como la señorita Ana, María Colomer, Mari luz, Miss Mar y la seño Marian que nos enseñaron valores muy importantes como el respeto, la generosidad, la alegría o el orden, aunque a más de una no le debió de quedar muy claro.

Comenzamos la tercera etapa, secundaria: bájate la falda, recógete el pelo, no te pintes las uñas… que pesadas éramos, ¿Verdad Alejandra?

Que risas hemos pasado en esta etapa enserio como el famoso TAPOOOON de Juan y Cotino en las escaleras cuando llamaban a filas o las clases con Don Salvador.

Aquí nos acompañaron grandes formadores. El primer año de la eso se jubiló Diego y llegó Javi a sustituirle. Tuvimos la suerte de tener de tutora 2 años seguidos a Miss Aleksandra y después a Miss Luisa. En tercero todos pegamos un gran cambio y Pepe se encargó de controlarnos. Y por último en cuarto Sofía, que nos transmitía constantemente su paciencia y tranquilidad con su ejemplo.

No quería hacer hoy un discurso sin nombrar a Don Alfonso que desgraciadamente nos dejó en esta etapa. Don Alfonso supo sacar lo mejor académicamente de cada uno de nosotros y yo personalmente le debo mucho. Y nos moríamos de risa cuando nos ponía a leer en voz alta y se quedaba dormido.

Nosotras tampoco olvidaremos los años en los que Olga fue nuestra tutora, que a pesar de que la llevábamos loca, supo escucharnos y atendernos a cada una.

Creo que estamos todas de acuerdo en que tercero de la eso fue un año difícil, pero sirvió para unirnos más como clase a pesar de la colonia desaparecida.

En cuarto, ya empezaban las decisiones importantes: ¿ciencias o letras? También fuimos a nuestro último torneo de la amistad y el viaje a Salamanca, que fue increíble.

Y llegamos a bachillerato, la última etapa. Primer día de colegio, nuevas caras, tanto profesores como alumnos. Estos dos años han sido difíciles para nosotros, pero se pueden resumir en una sola palabra: S E L E C T I V O

El viaje a Roma sirvió para unirnos más como grupo. Hemos vivido juntos muchas historias como el desfile de Juan y Don Miguel en clase o el descubrimiento de la importancia de recoger un boli del suelo para nuestro futuro profesional. Además de los piques entre chicos y chicas en las clases de Rafa.

Ahora a muchos nos gustaría haber empezado a estudiar desde primero como nos decía constantemente el señor Verdú. Pero nos lo hemos pasado muy bien cuando todos días la seño preguntaba quien había faltado y decíamos que Ian o cuando pusimos la salchicha en la lámpara.

Estas son simples anécdotas, pero cuando el día de mañana las recordemos nos llevarán de vuelta a estos pasillos y estas clases. Y nos daremos cuenta de la familia que siempre tendremos en Cumbres.

Quiero que juguemos a un juego todos los que estamos aquí hoy. Quiero que penséis por un momento, rápidamente, quién es la persona a la que más queréis en el mundo. ¿Ya lo tenéis? Y ahora, ¿No queréis lo mejor del mundo para esa persona? Supongo que sí. Pues eso es lo que pensaron nuestros padres que nos quieren con locura cuando nos apuntaron a Cumbres.
A vosotros, gracias porque de entre todas las opciones de colegios, decidisteis apuntarnos a este.
 
Tal vez deberíamos haber hecho caso a Don Carlos cuando en primero nos dijo que nos hiciéramos un plan a dos años. Pero ya hemos pasado segundo con todo nuestro esfuerzo y ahora nos espera una nueva etapa. Porque el final del camino de Santiago es el inicio de otro camino. El año que viene cada uno tomará un rumbo distinto: unos empezarán la universidad, otros se irán fuera a estudiar, otros se tomarán un año sabático ¿No Diego? Pero mentiría si dijera que no voy a echar de menos este colegio, que no voy a echar de menos los chillidos de Javi, los cabreos de Diego o las risas con Madame ya que somos su curso preferido; mentiría si dijera que nos os voy a echar de menos a todos. 

Podemos decir muchas cosas de lo que hemos aprendido, pero creemos que una de las más importantes es el gran secreto que un día nos contó el Padre Mario: “La vaca no da leche”. Hay que ordeñar la vaca para sacar la leche. Esa gran enseñanza nos ha estado acompañando: que las cosas se ganan con esfuerzo. 

Para acabar queríamos mencionar a los profesores por habernos transmitido vuestra gran pasión: la enseñanza, por dedicar todo vuestro esfuerzo y paciencia. 

Al resto de formadores como Álvaro y Ricardo en el personal de mantenimiento, Berni, Paqui, etc…en la cocina y Richi, el informático que son pilares fundamentales en el colegio Cumbres.

A las consagradas y a Ana, Rocío y Beatriz por haber formado parte de la familia Cumbres porque sabemos que, allá dónde estéis, nos llevaréis siempre en vuestras oraciones. 

A los sacerdotes, Padre Jacobo, Padre Mauricio, Padre Vicente, Padre Bonifacio, Padre Jesús… por la formación que nos han inculcado y por estar siempre ahí dispuestos a ayudar. En especial al Padre Mario que siempre quiere sacar de nosotros lo mejor.

Por todo esto y mucho más: GRACIAS.