Entrevista D.Pascual

¿Por qué decidiste ser formador?
Siempre me gusto la enseñanza y tuve unos maestros que desde pequeño me inculcaron una serie de valores que con los años me hicieron elegir esta profesión.

¿Cuándo fueron tus inicios en esta familia Cumbres?
Empecé con Cumbres el primer día que llegaron y hasta mi jubilación siempre he estado en el colegio. Mi primer director fue el primer el P. James y el último el P. Mario.

¿Cómo fue tu primer día como formador?
Han pasado muchos años, empecé con Guillem Tatay el curso 1969-1970 y no me acuerdo mucho pero me imagino que estaría muy nervioso.

¿Qué 3 cosas le dirías a un antiguo alumno?
Recuerdo que a la promoción 23 hice con Miss Marie el acto de clausura y les dije: “Ser buenas personas y constantes” porque se puede ser buen estudiante pero dejar mucho como persona. Ahora que seréis profesionales médicos, abogados, ingenieros… seréis buenos en vuestra profesión pero preguntaros como sois como persona. Un punto fundamental es la constancia del día a día. Hay que cultivar la espiritualidad, amistad, generosidad, respeto, honradez, humildad, compañerismo, resumiendo ser felices y hacer felices. Vivir el día a día con la máxima intensidad.

¿Cuéntanos una anécdota divertida?
Tengo muchas, pero hay una que siempre me ha gustado. Hacía recuperaciones corriendo. Cuando terminaba las clases al mediodía me iba a correr, a la piscina o al tenis… y un día cuando salía a correr y habían suspendido algún ejercicio se venían conmigo y les iba preguntando. Casi todos los días tenía algún cliente y algunos se aficionaron al deporte.

¿Qué nos puedes contar acerca de Cumbres?
Cumbres siempre se ha caracterizado por la formación integral de sus alumnos, que sí ha sido importante la formación académica, pero para mi siempre tiene que prevalecer la formación humana con todos sus valores, los religiosos y humanos, y aquí nace todo lo que antes hemos comentado, “ser buenas personas”.

¿Algunos compañeros que tengas gran amistad?
Con todos siempre he tenido muy buena relación y sigo teniéndola, pues visito el colegio muy a menudo. Fuera del colegio con algunos he tenido más relación y amistad. No podemos confundir el compañerismo con la amistad, aunque muchas veces coinciden.

Agradezco mucha esta entrevista y mando a todos los antiguos alumnos un saludo y ya sabéis donde estoy para lo que queráis.